miércoles, 20 de julio de 2011

ROSITA YUTA DE CASTRO. UNA DAMA DE CAÑETE QUE HIZO SOCIEDAD CON LA MÚSICA.

Es la chica más entusiasta del grupo "musiencuentrino". Amante de oír los programas radiales dedicados a recordar las páginas de antaño. Con un espíritu contagiante de alegría y sin reparos para demostrar que en la tercera edad había que ser feliz. ¡Cuánto derroche de buen humor! Siempre sonriente y no se perdía nuestros diarios programas en radio Nacional. Nos visitaba constantemente y se hacía presente de manera muy original en cada aniversario de los tres que festejamos en ANSORFAP.

Rosita Yuta de Castro, además de oyente se muy amiga de los que integramos el programa y que éramos Juán Felipe Montoya, Pepe Ugaz Espejo y de manera alternativa Eleazar Valverde Chale y el recordado Josecito Dangelo, los dos últimos excelentes recopiladores de temas del pasado y cantantes del repertorio argentino. Un equipo de primer nivel, considerando sus conocimientos y trayectorias en el mundo de la radio y del disco. Todos muy conversadores y amenos en estas tertulias diarias.

No podemos dejar de mencionar su actividad social. Estaba siempre presente en nuestras actividades de celebrar algún cumpleaños de los "muchachos" de la amistad y bueno es recordar aquí a los Hnos. Pepe, César y Augusto Carvajal Valderrama. Con Luchita Popovich Arce, Juanita Kanashiro e Inés Jiménez de Eguiluz, conformaban un cuarteto de damas que le daban prestigio a la audición.. Si agregamos a Víctor La Rosa, "el fotógrafo de los artistas", ya se convertía el programa en una institución.

La bautizamos "la Faraona", apelativo de cariño que aceptaba risueñamente y que en cada aniversario se hacía notar por su elegancia al vestir. Trajes llamativos como el rojo y el amarillo que han quedado en las fotos del recuerdo. Algo muy significativo en Rosita, que espero nos lea con el cariño que le tenemos, era su constante preocupación por el programa y sus conductores. Sus llamadas telefónicas, muy precisas y que recibíamos con agrado, pensando en que la cuenta subía y alguien tenía que pagarla.

El cuarteto femenino que menciono, llegó a tener gran amistad. Se reunía frecuentemente en casa de Juanita Kanashiro y allí planeaban alguna actividad. Esa casita de Surco que no olvido y a la que concurrimos para compartir recuerdos y mucha amistad. Nunca antes, durante nuestra juventud, pudimos lograr un programa que asociara a tanto público como el de "Musiencuentros". Era un éxito total. Siempre visitados por quienes amaban la música y se sentían halagados por nuestros saludos. No es un cuento.

Les diré que el programa finalizó luego de tres años exitosos y hasta ahora mantenemos cordiales y gratas relaciones con estas amigas inolvidables. Nos dejó Inés Jiménez de Eguiluz, dama que vivía estas audiciones y a la que evocamos igualmente en este blog. Un abrazo sincero a Rosita Yuta de Castro, orgullosa de llevar el apellido de su esposo y no sentirse viuda jamás. Una dilecta amiga que extrañamos de aquel programa que nos llenó de regocijo y entusiasmo en Radio Nacional del Perú. Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario