viernes, 17 de junio de 2011

LOS HERMANOS JOSÉ, CÉSAR Y AUGUSTO CARVAJAL VALDERRAMA. ¡GRANDES AMIGOS!

El primero de la izquierda es José "Pepe"
Carvajal Valderrama. Figuran la Hnas.
Popovich, José Ugaz y Carlos Serván.
"Musiencuentros" nació para hacer música del recuerdo. Se inició en Radio Nacional del Perú y tuvo dos colaboradores que le dieron un matiz especial: Juán Felipe Montoya y Juán José Ugaz. Ex compañeros de Radio Victoria en los años 50 del siglo pasado. Tuvieron la virtud de estar ligados con nosotros y jamás se interrumpió esta amistad, a pesar de laborar en sitios distintos. Todos veteranos de la radio y amplios amantes de la música de ayer o, mejor dicho, de anteayer. La más antígua.

Una vez llegó Montoya con la novedad de que nos escuchaban en una librería de la Av. Petit Thuars, a tres cuadras de la radio. Finalizada una de nuestras audiciones, nos llevó a visitar al oyente y resultó ser Don César Carvajal Valderrama, un experto en este tipo de música y con quien hicimos amistad de manera singular. Nos daba la impresión de conocernos toda la vida. Muy conversador y sobre todo, conocedor de la historia de los grandes cantores de antaño. Además, gran coleccionista de discos.

Domingo Rullo, Julián Robledo y Carlos 
Serván, amigos de los Carvajal Valderrama.
Inmediatamente conocimos al menor de los Carvajal. Augusto y que su afición especial era la música argentina con sus tangos y milongas. Gustaba mucho del bandoneón de Domingo Rullo. Llegábamos a la librería de César y, finalizada la audición, nos esperaba con mucho afecto. Eso se hizo costumbre y muy grata porque así conocimos a Pepe, del mismo estilo y alegría de los Carvajal Valderrama. Hablar de ellos es volver a los momentos más gratos de esta etapa en la que le dijimos adiós a la juventud y mejor bienvenida a los años que llevamos a cuestas.

Cuantas veces tuvimos el gusto de ingresar al hogar de César Carvajal Valderrama. Todo un señor y amigo. En aquella su sala, nos hacía oír sus discos y grabaciones de su colección maravillosa. Conocimos a Hilda, su esposa, una dama exquisita y comprensiva que, además, tenía un negocio de dulces y muchas veces nos atendía personalmente. También a sus señoritas hijas, amables como sus padres y que solíamos tratar mejor en las celebraciones de los cumpleaños de César. Saludos para ellas.

El Tocadiscos y las viejas 
grabaciones non unieron.
Cuando finalizó nuestro compromiso en Radio Nacional del Perú y solíamos visitar a César fuera ya de aquel ámbito radial, nos sorprendió la muerte de Pepe. Pasó un corto tiempo y se nos fue Augusto. Quedamos muy adoloridos por la desaparición de estos amigos. El tiempo siguió marcando huellas de amistad con César y meses después, cuando lo visitábamos a su hogar, nos sorprendió su esposa Hilda, diciéndonos que había dejado de existir. Fue un tremendo impacto el que sufrimos.

Nos dijo que nos había comunicado la noticia a la radio y, como ya no concurríamos a ella, no tuvimos la oportunidad de saberlo. Podríamos decir que se fue "Musiencuentros" y José, César y Augusto Carvajal Valderrama tomaron el mismo tren que los llevó al lugar de donde no se regresa jamás. Sin embargo, quedaron eternos en nuestro corazón. Siempre "charlamos" en el silencio de la vida. Me dicen que nos están esperando y, la verdad, cuando eso suceda, volveremos a ser los grandes amigos de siempre. Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada