miércoles, 20 de julio de 2011

DON VÍCTOR LA ROSA, UN SEÑOR FOTÓGRAFO. "FLASH GORDON".

Hoy evocamos a otro amigo que vivía la música de nuestro programa. Jovial y estupendamente alegre. Nos hicimos amigos cuando realizábamos el programa "Voces" de la Asociación de Locutores del Perú en Radio "El Sol". Se hizo socio y un gran colaborador con esta institución y gracias a la amistad que nos brindaba. Una gran mayoría de fotos, fueron plasmadas por su certera cámara  y aparecen en estos blogs. Era  el colaborador nato. No necesitaba incentivos económicos para funcionar. Era... "el amigo".

Llegamos a "Musiencuentros" y se adaptó a esta sociedad con todas las grandes amigas a las que evocamos siempre con beneplácito. ¡Que tal entrega! Nació entre nosotros una inquebrantable amistad y que duró, triste es decirlo, hasta que Dios se lo llevó a su lado. No hemos vuelto a encontrar personas con la calidad humana de Víctor La Rosa. Nació para servir y aun lo recuerdo cuando acordábamos precios por su trabajo o, por sus regalos diría yo, al expresarnos finalmente su frase: "al Maestro con Cariño". Inolvidable.

Ponía en entusiasmo contagiante a todo lo que hacía. Por ejemplo. Cubría con mucho arte y lindas flores, el sendero de su localidad por donde recorría cada Octubre su adorado Señor de los Milagros. Lucía el hábito morado con gran vocación y creencia. Esa entrega le ganó muchos dones, como el de tener una esposa fiel y una familia insuperable que sabía cantarle al paso de la Procesión. Una hija entregada en cuerpo y alma a la adoración del Señor y que el manifestaba era parte de las bendiciones de Dios para su hogar. 

Recuerdo de Víctor cuando disertamos sobre
la vida de Lorenzo Humberto Sotomayor a
invitación de Alberto Andrade Carmona.
Quizá por esta actividad que realizamos de escribir, no percibamos un solo centavo. Estamos inscritos en lo que es monetización pero habrá que esperar mucho tiempo para que nos caiga algo. Lo que si ganamos, es el número de seguidores y lectores en general. Ganamos amistad, como lo hiciéramos en nuestros años radiales y de la televisión.  Ejemplo más grande el de "Musiencuentros", que me permite, lejos de la radio, disfrutar del afecto de mis extraordinarios oyentes. Un correo y el teléfono, son los vehículos.

Víctor La Rosa, fue diabético y no le daba importancia debida a su mal. Su genio no se lo permitía. Amaba la vida y derrochaba cariño a diestra y siniestra. ¡Qué hombre más colaborador. Jamás decía no y hoy hubiera sido elemental en mi recuperación. Se y no lo dudo que, desde el cielo, nos brinda su ayuda. Le dediqué una inspiración verbal al conocer su deceso y otra conmemorando el mes, cuya grabación es parte de mi vida. Le obsequié una cinta a Américo, su hijo que espero la conserven como lo hago yo.

¿Puede un programa haber calado tanto en el alma? No estaría escribiendo este blog. Son muchos los que vivimos esas horas de entretenimiento y que nos tenían ocupados todo el día. Había que grabar 8 o 10 temas con nuestros Teclados. Preparar el programa. Crear la producción, diferente para cada día. Un trabajo que no lo volvería a hacer por los sacrificios que imponía. Sin embargo, un ignorante nos desligó para siempre de la radio. Nos aliviamos recordándo "Musiencuentros" a través de estos escritos. Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada