lunes, 25 de julio de 2011

"GENERAL LUIS TOLEDO MAYO". ¡PURA TRADICIÓN GUADALUPANA!.

"GUADALUPE"
COLEGIO CAMPEÓN
La vida nos ha dado satisfacciones tremendas. Ver realizadas las aspiraciones de mi juventud y cosechar el producto de la inversión hecha: ¡Amistad!. Como disimular mi alegría de recibir saludos y comentarios que me levantan el espíritu. Uno muy especial, es el efusivo trato que me brinda el ex General de la "Benemérita Guardia Civil del Perú", Don Luis Toledo Mayo, gran amigo que conocí a través de nuestro programa radial "Musiencuentros" en Radio Nacional del Perú.

Pertenece a una de las promociones más activas del Colegio Nacional "Nuestra Señora de Guadalupe", si no me equivoco la del 55. He tenido la satisfacción de identificarme con muchos de esos "muchachos" y la pura verdad es que, en cada reunión que los congrega, se respira la verdadera unión que los años juveniles de estudio marcaron en sus vidas. Un Colegio Tradicional de donde surgieron notables personajes que le dieron honor y son orgullo de nuestra querida Patria.

La Virgen de
Guadalupe
Don Luis Toledo Mayo, Presidente vitalicio de la Asociación de exalumnos del Guadalupe, es un melómano de primer nivel. Carismático y querido, es puro dinanismo en sus actividades. Recuerda con nostalgia sus años de actividad en la Policía, sobre todo cuando había que cumplir servicio en el Estadio Nacional. Con un comando que superaba los 37 efectivos, mantenía, por ejemplo, el orden en los recordados encuentros boxísticos de Mauro Mina. El campeón, siempre lo reconoció.

Exalumnos en Desfile Patrio.
Conserva, como un tesoro, una fotografía firmada por el recordado boxeador chinchano y en la que posa a su lado. En mi faceta de músico, son muchas las ocasiones en las que he tenido que interpretar la Marcha Guadalupana y oir al coro de la "promo 55", decir sus letras con el brillo de sus años mozos. Don Julio Kuroiwa, connotado científico y estudioso de las fuerzas telúricas, es miembro distinguido de la misma y es sorpresa en el "ring de baile", cuando hace temblar los pisos.

La escolta de la Bandera.
Hay un miembro adoptivo del Guadalupe, artista que comparte su amistad y genera la alegría con sus alegres interpretaciones al piano: el Comandante G.C. José Flores Quiroz. Es larga la lista de amigos y permítanme agradecerle al General Toledo, haberme distinguido con su exquisito gusto y tener en su poder, una grata colección de mis interpretaciones de tangos, valses y temas internacionales que, comparte con sus amigos y siempre está a la espera de mis novedades. De corazón, muchas gracias.

"Profesores de ayer y siempre"
Mi padre fue miembro fundador de la Guardia Civil del Perú y este hecho me liga aún más al personaje que tengo el gusto de presentarles. Mis hermanos Angel y Sócrates, estudiaron en el Guadalupe y nosotros inauguramos un anexo guadalupano en Miraflores y que se convertiría luego en el Colegio Nacional "Ricardo Palma" de Surquillo. Suficientes argumentos para dedicarle este modesto homenaje, al General LUIS TOLEDO MAYO. ¡Pura tradición guadalupana! Un personaje que evocamos en "Musiencuentros". Gracias.

miércoles, 20 de julio de 2011

EL ÚLTIMO DÍA DE "MUSIENCUENTROS" EN RADIO NACIONAL DEL PERÚ. "UN CHISME".

"MUSIENCUENTROS!
Fue un 31 de Octubre, Día de la Canción Criolla y que habíamos preparado un especial homenaje a los que hicieron su historia. Habíamos grabado lo mejor de nuestras riquezas archivadas. El gran repertorio de voces con los cantores, dúos, tríos, orquestas y mucho más, era transportado con avidez desde el lejano Carabayllo a los estudios de Radio Nacional. Debíamos empezar a las 4 y nos dimos con la sorpresa de que un especial, ocupaba la hora. Recuerdo con tristeza que acudí a Humberto Sarmiento,  el animador, y me contestó que "donde manda capitán, no manda marinero".


Había nuevo jefe. Un tal Julio Soto, si mal no recuerdo su nombre y contador de la emisora, había sido electo director interino. De él dependía se me cediera la hora que me correspondía. Todo mi entusiasmo se venía abajo ante la ignorancia de mi persona. Los "franeleros" hacían lo que el nuevo jefe, sólo interino, mandaba. Era una celebración a todo brindis. Los ánimos estaban exaltados y lo que se ofrecía era un desfile artístico que ya estaba saturado desde las 12 del día en que empezó este "especial" de la radio.

"El chisme infame"
Acudí ante el tal Soto y el que, dejando de lado su vaso, ante la imposibilidad del operador Calderón que estaba bebido, ordenó al técnico Fortunato Vega que me apoyara en el programa. Al empezar, retrasado diez minutos que son oro en la radio, comenté risueñamente que había algarabía y festejo en la emisora por el Día de la Canción Criolla. Vega, abandonó el control y acudió al "gerentito" que, bebido y envalentonado, me exigió diera satisfacciones al aire porque había ofendido su imagen y a la radio.

Quedé sorprendido por su queja y orden y no podía ser de otra manera. Le había hecho caso a un obtuso y "sobón" trabajador que mintió y exageró sin ningún criterio. ¿Cómo satisfacer a un "ejecutivo" embriagado? Realicé el programa con una indignación tremenda y más que nada, por la falta de solidaridad de mis colegas. Creo que estaban felices de lo que nos sucedía. Alguna vez les comenté que ¿se creían dueños de la radio? En ese ingrato instante y al finalizar, opté por despedirme y agradecer la inmensa sintonía.

"El gerentito".
Fueron tres años de entrega total con Juán Felipe Montoya y José Ugaz, sin percibir un solo centavo, pero felices de haber logrado algo trascendental a favor de la Tercera Edad. Me despedí al aire y quizá cansado de tanta entrega personal sin ningún beneficio. Solo me detenía a continuar, el ayudar a mis dos viejos colegas para que siguieran entreteniéndose en su etapa de jubilados. Por supuesto que el público era  lo principal. Así me retiré, apesadumbrado por la miseria que reinaba en la Emisora del Estado Peruano.

Termino la historia contándoles que, al llegar a casa el "gerente interino don Soto", por teléfono, sentenciaba que había ordenado el cese de la audición. Mi esposa quedó sorprendida y en especial mi querida suegra Zoilita, que era la mas fiel oyente y festejaba nuestras ocurrencias con ansias de vivir. ¡Increíble! Trabajaste gratis como músico y locutor durante tres años y no hubo alguien que nos lo agradeciera. Fue todo al revés y resultado de entregar la gerencia a un incompetente. Ya pasó, pero era necesario confesarlo. Gracias. 
    

LUISA POPOVICH ARCE, LA SOPRANO DE "MUSIENCUENTROS". LA "SIGNORA FORTUNA".

Luisa Popovich
Un personaje principal en todo lo que fue nuestro programa radial, es Luchita Popovich Arce. La amiga de toda una vida que con su voz nos deleitó y elevó a las alturas más altas del arte. Con su hermana Romualda, dieron alegría y calidad a todas nuestra reuniones celebratorias en cada Aniversario de los tres que tuvimos. Es una de las cuatro grandes de "Musiencuentros" con Juanita Kanashiro, ahora en el Japón, Rosa Yuta de Castro e Inés Jiménez de Eguiluz, al lado de Dios, que le dieron relieve al programa.

Cada cumpleaños o celebración de fechas importantes de nuestro calendario social, es casi imposible que esta amiga no se conecte a nosotros. Con Angélica, su fiel hija y gran amiga de nosotros, compartimos muchas reuniones en tiempos mejores. Aquellos en los que las visitaba a su hogar en Balconcillo y las horas se iban volando porque la noche llegaba. Siempre recordando su época dorada en la lírica del Perú. Gran soprano e integrante del Coro Nacional. Algo alejados por la distancia pero no por el espíritu.

Le hicimos una reseña en "Artistas en el Perú" donde exaltamos su presencia artística en el teatro y la radio. La conocimos precísamente en Radio Luz, una emisora de programación tranquila y en la que dábamos rienda suelta a nuestro amor a la lírica y a la música italiana. Grabó especialmente para "Canta Italia" dos canciones inolvidables: "María Marí" y "Signora Fortuna", esta última con la que la identifico porque para nosotros es eso. una "señora fortuna" de amistad y todo lo que represente a ella.

Luchita canta y encanta con "Signora Fortuna
mientras Bartolomé Dextre aplaude y yo tecleo.
Recuerdo que muchas veces, finalizada la audición en radio Nacional, nos dirigíamos a su linda y acogedora casita y disfrutábamos de un cafecito caliente de ternura y musicalidad. Recordábamos a Juán Díaz André, el tenor argentino que fue su maestro y gran amigo de este reseñador. Padre de la cancionista "Lucy Díaz" que se casó con Don Nicanor González Vásquez, Aquel señor que, con don Antonio Umbert Felles, hicieron realidad Radio América y La Compañía Peruana de Radiodifusión con América Televisión Canal 4.

Había mucha historia que comentar y sobre todo seguir incrementando nuestra maravillosa amistad. En cada Aniversario de "Musiencuentros" estaba presente. Allí cantaba y asombraba con su exquisita voz. Creo que que con este programa, obtuve mi consagración como locutor. Era una espontánea producción basada en lo que se nos ocurriera. Diría, algo muy especial. Reunír una audiencia que intentó ser "Asociación Amigos de Musiencuentros", cuya idea todavía está flotando en nuestros recuerdos imborrables.

Lucha Popovich Arce y su hermana Romualda son eternas en la memoria de Carlos Serván. Recordarla en aquellos tiempos, nos fortalece el alma. Su voz sigue sonando en el fondo de nuestro espítitu y a pesar de la lejanía que nos separa y los años que no nos permiten alejarnos de casa, continúa siendo nuestra "Signora Fortuna". Saludos a Angélica y su linda nieta Cristina Torres que es quien se encarga de ingresar a Internet y hacerle ver nuestras reseñas. ¡Feliz 28 de Julio! Un abrazo para toda su familia en Santa Anita. Gracias.

DON VÍCTOR LA ROSA, UN SEÑOR FOTÓGRAFO. "FLASH GORDON".

Hoy evocamos a otro amigo que vivía la música de nuestro programa. Jovial y estupendamente alegre. Nos hicimos amigos cuando realizábamos el programa "Voces" de la Asociación de Locutores del Perú en Radio "El Sol". Se hizo socio y un gran colaborador con esta institución y gracias a la amistad que nos brindaba. Una gran mayoría de fotos, fueron plasmadas por su certera cámara  y aparecen en estos blogs. Era  el colaborador nato. No necesitaba incentivos económicos para funcionar. Era... "el amigo".

Llegamos a "Musiencuentros" y se adaptó a esta sociedad con todas las grandes amigas a las que evocamos siempre con beneplácito. ¡Que tal entrega! Nació entre nosotros una inquebrantable amistad y que duró, triste es decirlo, hasta que Dios se lo llevó a su lado. No hemos vuelto a encontrar personas con la calidad humana de Víctor La Rosa. Nació para servir y aun lo recuerdo cuando acordábamos precios por su trabajo o, por sus regalos diría yo, al expresarnos finalmente su frase: "al Maestro con Cariño". Inolvidable.

Ponía en entusiasmo contagiante a todo lo que hacía. Por ejemplo. Cubría con mucho arte y lindas flores, el sendero de su localidad por donde recorría cada Octubre su adorado Señor de los Milagros. Lucía el hábito morado con gran vocación y creencia. Esa entrega le ganó muchos dones, como el de tener una esposa fiel y una familia insuperable que sabía cantarle al paso de la Procesión. Una hija entregada en cuerpo y alma a la adoración del Señor y que el manifestaba era parte de las bendiciones de Dios para su hogar. 

Recuerdo de Víctor cuando disertamos sobre
la vida de Lorenzo Humberto Sotomayor a
invitación de Alberto Andrade Carmona.
Quizá por esta actividad que realizamos de escribir, no percibamos un solo centavo. Estamos inscritos en lo que es monetización pero habrá que esperar mucho tiempo para que nos caiga algo. Lo que si ganamos, es el número de seguidores y lectores en general. Ganamos amistad, como lo hiciéramos en nuestros años radiales y de la televisión.  Ejemplo más grande el de "Musiencuentros", que me permite, lejos de la radio, disfrutar del afecto de mis extraordinarios oyentes. Un correo y el teléfono, son los vehículos.

Víctor La Rosa, fue diabético y no le daba importancia debida a su mal. Su genio no se lo permitía. Amaba la vida y derrochaba cariño a diestra y siniestra. ¡Qué hombre más colaborador. Jamás decía no y hoy hubiera sido elemental en mi recuperación. Se y no lo dudo que, desde el cielo, nos brinda su ayuda. Le dediqué una inspiración verbal al conocer su deceso y otra conmemorando el mes, cuya grabación es parte de mi vida. Le obsequié una cinta a Américo, su hijo que espero la conserven como lo hago yo.

¿Puede un programa haber calado tanto en el alma? No estaría escribiendo este blog. Son muchos los que vivimos esas horas de entretenimiento y que nos tenían ocupados todo el día. Había que grabar 8 o 10 temas con nuestros Teclados. Preparar el programa. Crear la producción, diferente para cada día. Un trabajo que no lo volvería a hacer por los sacrificios que imponía. Sin embargo, un ignorante nos desligó para siempre de la radio. Nos aliviamos recordándo "Musiencuentros" a través de estos escritos. Gracias.

ROSITA YUTA DE CASTRO. UNA DAMA DE CAÑETE QUE HIZO SOCIEDAD CON LA MÚSICA.

Es la chica más entusiasta del grupo "musiencuentrino". Amante de oír los programas radiales dedicados a recordar las páginas de antaño. Con un espíritu contagiante de alegría y sin reparos para demostrar que en la tercera edad había que ser feliz. ¡Cuánto derroche de buen humor! Siempre sonriente y no se perdía nuestros diarios programas en radio Nacional. Nos visitaba constantemente y se hacía presente de manera muy original en cada aniversario de los tres que festejamos en ANSORFAP.

Rosita Yuta de Castro, además de oyente se muy amiga de los que integramos el programa y que éramos Juán Felipe Montoya, Pepe Ugaz Espejo y de manera alternativa Eleazar Valverde Chale y el recordado Josecito Dangelo, los dos últimos excelentes recopiladores de temas del pasado y cantantes del repertorio argentino. Un equipo de primer nivel, considerando sus conocimientos y trayectorias en el mundo de la radio y del disco. Todos muy conversadores y amenos en estas tertulias diarias.

No podemos dejar de mencionar su actividad social. Estaba siempre presente en nuestras actividades de celebrar algún cumpleaños de los "muchachos" de la amistad y bueno es recordar aquí a los Hnos. Pepe, César y Augusto Carvajal Valderrama. Con Luchita Popovich Arce, Juanita Kanashiro e Inés Jiménez de Eguiluz, conformaban un cuarteto de damas que le daban prestigio a la audición.. Si agregamos a Víctor La Rosa, "el fotógrafo de los artistas", ya se convertía el programa en una institución.

La bautizamos "la Faraona", apelativo de cariño que aceptaba risueñamente y que en cada aniversario se hacía notar por su elegancia al vestir. Trajes llamativos como el rojo y el amarillo que han quedado en las fotos del recuerdo. Algo muy significativo en Rosita, que espero nos lea con el cariño que le tenemos, era su constante preocupación por el programa y sus conductores. Sus llamadas telefónicas, muy precisas y que recibíamos con agrado, pensando en que la cuenta subía y alguien tenía que pagarla.

El cuarteto femenino que menciono, llegó a tener gran amistad. Se reunía frecuentemente en casa de Juanita Kanashiro y allí planeaban alguna actividad. Esa casita de Surco que no olvido y a la que concurrimos para compartir recuerdos y mucha amistad. Nunca antes, durante nuestra juventud, pudimos lograr un programa que asociara a tanto público como el de "Musiencuentros". Era un éxito total. Siempre visitados por quienes amaban la música y se sentían halagados por nuestros saludos. No es un cuento.

Les diré que el programa finalizó luego de tres años exitosos y hasta ahora mantenemos cordiales y gratas relaciones con estas amigas inolvidables. Nos dejó Inés Jiménez de Eguiluz, dama que vivía estas audiciones y a la que evocamos igualmente en este blog. Un abrazo sincero a Rosita Yuta de Castro, orgullosa de llevar el apellido de su esposo y no sentirse viuda jamás. Una dilecta amiga que extrañamos de aquel programa que nos llenó de regocijo y entusiasmo en Radio Nacional del Perú. Gracias.

domingo, 17 de julio de 2011

LA SRA. INÉS JIMÉNEZ DE EGUILUZ. GRAN AMIGA Y OYENTE DE "MUSIENCUENTROS". DAMA INOLVIDABLE.

La Sra. Inés Jimenez de Eguiluz posa entre José
Ugaz y este reseñador. Fue en un aniversario. 

Nos acompaña Luchita Popovich Arce.
Tuvimos en Radio Nacional del Perú, un programa dedicado a la gente contemporánea en edad. Público con mucha afición al recuerdo y evocar canciones del pasado. Aquí nos dábamos cita los que escuchamos en nuestra niñez y juventud a Juán Arvizu, Alberto Gómez. Leo Marini, Juán Pulido, Gardel, Negrete, es decir, a los astros de los años 20, 30 o 40 del siglo pasado. Un retorno a los discos de 78 y en el que repetíamos joyas verdaderas de la música. No estaba prohibido el ingreso de menores ni nada por el estilo.

Una oyente muy apreciada fue la Sra. Inés Jiménez de Eguiluz. Distinguida dama que se asoció con otras de su calidad musical, como lo aprecié en Juanita Kanashiro, Luchita Popovich, Rosita Yuta de Castro y otras que no tenemos espacio para citarlas. Hablaban el mismo idioma. Disfrutaban oyendo "Damisela Encantadora", "Rosa", "Siboney" y otros títulos inmortales como "Granada" de Agustín Lara. Volver al pasado de la música, era retornar a sus infancias y revivir lindas épocas. Vivían nuestro programa como nadie y sentían felicidad al hacerlo.

Doña Inés, que había tenido la tristeza de enviudar tempranamente, jamás lo hizo percibir en nadie. Ella, con naturalidad y casi como un homenaje a su amado esposo, llevaba el "de Eguiluz" con mucho honor. Nunca fue viuda. Estaba perenne el recuerdo y quizá, en cada canción de los años felices de la juventud, evocaba momentos gratos. Me lo decía. "Musiencuentros" es un bálsamo de alivio para su espíritu y nosotros lo entendíamos perfectamente. Por eso hay una frase infinita y repetida: "Recordar, es volver a vivir". 

La vieja "Victrola" volvía a
funcionar y el perrito movía
la colita.
Cuando finalizamos el programa por una divergencia con un nuevo ejecutivo, un infeliz "borrachito" que se encontró de sorpresa el puesto de Gerente Interino, cometimos el error de abandonar el programa. Había durado tres años inolvidables y ocasionamos que muchos de nuestros amigos, sin ningún programa de entretenimiento para ellos en el dial, cayeran en depresión. Las llamadas a nuestro teléfono de casa eran interminables. Haber hecho caso a nuestra indignación, ocasionó mucha tristeza a los oyentes y entre ellos a mi amiga Doña Inés. Cada Aniversario fue un festejo singular con almuerzo, camaradería, música y baile. Hasta hoy recibo siempre sus saludos y viceversa. 

Quizá resulte iluso nuestro comentario pero fue una gran verdad. Todos fuimos afectados. Era un verdadero trabajo y empeño en producir algo tan especial. No solamente eran discos antíguos y muchas reseñas de historias del pasado, no. Interpretábamos en nuestros Teclados Electrónicos, arreglos de viejas canciones, modernizando cada tema con el sonido actualizado a los ritmos de hoy. Todo un esfuerzo grande y sin percibir siquiera algo para el pasaje. Ni el agradecimiento. Además, colaboraban Juán Felipe Montoya y Juán José Ugaz, cómplices de actuación. 

Son desagradables recuerdos y culpa de quienes nombran a gente incapaz para dirigir a la emisora de todos los peruanos y que se repiten en cada cambio de gobierno. Nos queda la satisfacción de haber logrado algo que no tiene precio. Haber sido cita de distracción para la gente mayor que nos esperaba con la esperanza de volver a vivir una hora de recuerdos. Por eso es que estamos recordando a la Sra. Inés Jiménez de Eguiluz, una especial y digna oyente que jamás olvidaremos. Un saludo a sus hijos, todos profesionales y orgullo de esta gran dama. Conservo un cuadro pintado por la artista pintora de la familia. Gracias.